miércoles, 17 de diciembre de 2008

EL UNICORNIO Y YO....

Pertenecían a mundos muy diferentes: él era un ser mitológico; ella era una criatura humana. Coincidieron en otro mundo ajeno al de ambos, porque así lo quiso el Destino, precisamente en el Reino Púrpura de la Esperanza, en donde todo es posible si se es noble de corazón. El Unicornio siente por ella una atracción poderosa e ineludible, como la de las mariposas hacia las flores o las salamandras al fuego...
Publicar un comentario